<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d3409444622581422382\x26blogName\x3dCRMOT\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://crmot.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://crmot.blogspot.com/\x26vt\x3d551283279177694275', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
jueves, 11 de marzo de 2010
El ácido hialurónico, una importante opción en artrosis de rodilla
Comunicado de Prensa de Sociedad Española de Reumatología
www.ser.es


A pesar de que en los últimos tiempos el ácido hialurónico ha sido conocido sobre todo por su uso en cosmética y en cirugía plástica y estética, son varios los usos clínicos que se hacen de este componenteque no están relacionados directamente con el mundo de la belleza.De hecho, se ha demostrado que también es un agente que puede retrasar la degeneración articular en patologías como la artrosis, en especial la de rodilla.

Las inyecciones de ácido hialurónico de forma seriada en pacientes con artrosis han tenido un efecto positivo en la evolución de la enfermedad, tal y como indican los resultados del estudio AMELIA.

Los datos de este estudio se presentarán en el XVI Simposio Internacional de Inflamación y Enfermedades Reumáticas, que se celebrará los próximos días 12 y 13 de marzo en Sevilla.

"El ácido hialurónico es un componente esencial del cartílago articular. Desde hace más de diez años existen evidencias de su acción positiva en el control de los síntomas de la artrosis. En este estudio nos hemos planteado si, además de por sus propiedades analgésicas, el ácido hialurónico inyectado de manera seriada a lo largo de años, podría modificar el curso de la enfermedad", apunta el Dr. Federico Navarro, del comité organizador de este simposio y jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Virgen Macarena, en Sevilla.

En este ensayo clínico, de tres años de duración, han participado 19 centros hospitalarios de toda España y se han reclutado a más de 300 pacientes. Además, ha sido diseñado y llevado a cabo enteramente en nuestro país. "Hasta el momento es el estudio más prolongado que se ha realizado en este sentido, lo que ha permitido obtener resultados de gran valor", explica el Dr. Navarro, que también ha participado en la coordinación de dicho trabajo.

Tras cuatro infiltraciones de ácido hialurónico, espaciadas cada una en seis meses, y una última inyección de recuerdo a lo largo del último año, los pacientes han conseguido una respuesta sintomática positiva mantenida y progresiva a lo largo de todo el estudio.

"Por otro lado, también se ha querido comprobar si estas infiltraciones son capaces de modificar el deterioro progresivo del cartílago y, por tanto, retardar la progresión del espacio articular. Los resultados han podido determinar diferencias estadísticas significativas con respecto a los pacientes que no han sido infiltrados con ácido hialurónico", explica el Dr. Navarro". "El estudio pone también de manifiesto la dificultad de valorar a largo plazo la artrosis de rodilla mediante estudios radiográficos sucesivos. Esto se debe a la gran variabilidad existente, condicionada por la dificultad de obtener radiografías siempre en idéntica posición, dificultad aún mayor si son realizadas con distintos aparatos y técnicos diferentes"

Etiquetas:

 
Centro Regional Murciano de Ortopedia y Traumatología, por su bienestar


Escrito por: Centro de Traumatología Avanzada a las 12:12